¿En España los motoristas van desnudos?

25 de Marzo de 2024

Hace unos meses, cuando regresaba a casa en moto, un coche de la policía nacional se saltó un semáforo a toda velocidad y colisionamos.

Con total seguridad si hubiera sido dos segundos antes hubiera fallecido en el acto. Un montón de factores a mi favor hicieron que las consecuencias personales no fueran graves.

Quiero compartir con vosotros algunas cosas que he aprendido a raíz de ello, y algunas reflexiones por si llegan a quienes pueden cambiar las cosas.

Lo primero a no olvidar, es que en lugar de poneros en manos de vuestra compañía, acudáis a un abogado especialista, porque además os lo va a pagar vuestra compañía. En las condiciones de tu póliza verás los límites, etc., pero el servicio legal muy probablemente lo tendrás incluido en la póliza, y ¿quién pensáis que va a defender mejor vuestros intereses?, ¿la compañía que es muchas veces parte interesada, o un abogado que trabaja para ti?.

Un ejemplo. El consorcio que es quien asegura al cuerpo nacional de policía, asumió la culpa y mi aseguradora fue quien se encargó de todo y supongo que luego habrá recibido la compensación del consorcio. A pesar de que mi moto era una Yamaha 600cc en perfecto estado, que jamás había tenido un golpe (los escapes seguían siendo los originales), como ya tenía años, me dijeron que su valor era 182 euros, cantidad de la que todavía descontaban algo por baja o reciclaje, y al final proponían indemnizar con menos de 100 euros. Vamos, un poco más y además de quedarme sin moto soy yo quien les tiene que pagar a ellos. Mi propia compañía y no el consorcio es quien me hacía esa ridícula oferta. Si la aseguradora hubiera sido quien me defendiera me habrían dicho que es lo que había y me lo habría creído. Afortunadamente mi abogado me dijo que al menos tendrían que indemnizarme por el valor por el que se estaban vendiendo motos similares en el mercado, y así fue.

Te puedes imaginar la diferencia que puede haber en una indemnización por daños personales en otros casos de siniestros con secuelas graves, en función de la consideración que un perito haga.

Desde luego es muy conveniente tener alguien que sepa del asunto y te defienda.

Las compañías creo que deben prestar más atención al servicio que dan al asegurado en caso de siniestros. Afortunadamente no solemos tener siniestros, pero cuando los tienes te das cuenta de si la tuya es una buena compañía o no.

No puede ser que el asegurado tenga que pagar a la grua que se llevó el vehículo siniestrado. No puedes estar en el hospital y tener que preocuparte de donde está tu vehículo y de que no pasen muchos días y tengas que hacerte tu cargo de su custodia por no haberlo retirado. Si es un gasto que debe pagar la compañía no es de recibo que tengas que adelantarlo tu y luego reclamárselo.

También hay que revisar lo que pasa con los talleres y los peritos. No encontré ningún taller al que poder llevar la moto para que fuera el perito. Al final un amigo hizo el favor de llamar a su mecánico y que me la admitiera. Los talleres saben que en un siniestro grave la compañía no va a querer repararla y entonces si la moto está allí, mientras se soluciona la disputa entre el asegurado y la aseguradora, la moto y el problema lo van a tener ellos ocupando un precioso espacio. Las compañías tienen que dar una solución y no lavarse las manos y trasladar el problema al accidentado.

Por último, hay muchos conceptos que afortunadamente ya están tabulados y se evita la discusión, pero otros me he encontrado que son francamente mejorables.

Me encontré con que para indemnizarme por la rotura del casco o de la ropa me solicitaban facturas. Yo no sé si vosotros cuando compráis unos pantalones pedís factura, pero yo no lo he hecho nunca. Cuando tras presentar las fotos del pantalón cortado por los sanitarios, y el polo lleno de sangre, te dicen que sin factura no te corresponde nada, me pregunto si no habría que estipular un mínimo dando por descontado que en España no está permitido circular desnudo, y que por baratos que sean, los accidentados llevarán un pantalón y una camiseta.

Una idea: Ya que se sacan muchas fotos de un atestado por qué no sacar de todos los bienes materiales afectados y así no tener que discutir sobre lo que llevabas y los desperfectos materiales sufridos. Supongo que no les interesa porque siempre barren a su favor y la alternativa sería ir a juicio que por los importes cualquiera lo desaconsejaría. En estos tiempos, no obstante, las compañías aseguradoras debieran prestar más atención a la experiencia de usuario si estamos todos de acuerdo en que el cliente es lo primero y una buena experiencia clave en una estrategia a largo plazo.

Ahí lo dejo para quien quiera oir.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.